Diario HOY

Diálogo en contextos de lucha política

Diálogo en contextos de lucha política

 

La estrecha diferencia de votos que separa a los candidatos presidenciales Pedro Castillo y Keiko Fujimori no permiten proclamar a un ganador de forma oficial. Quizá ello tome un poco más debido a que las actas provenientes del extranjero demoran en llegar y a las observaciones que deberá resolver el Jurado Nacional de Elecciones (JNE). Pese a esta situación de tensa espera y la virulencia que por momentos se observó en la campaña electoral, sería importante que los representantes de Perú Libre y de Fuerza Popular comiencen a buscar mecanismos de acercamiento que despejen cualquier nubarrón de inestabilidad política a partir del 28 de julio.

Una vez concluido el proceso y sea cual fuere el resultado, Keiko Fujimori y Pedro Castillo deberían iniciar un diálogo cuya meta tendría que ser lograr acuerdos para dinamizar la lucha contra la pandemia y la vacunación. Se trata del asunto público más urgente para el país en la actualidad y sobre el cual no debería haber discrepancias fundamentales, pese a las dos visiones distintas que ambos políticos encarnan.

No obstante, un requisito indispensable en este tipo de esfuerzo es que ambas partes acudan con la disposición sincera de llegar a acuerdos concretos o, al menos, sentar las bases para una coincidencia en beneficio del país y su población. El diálogo que sostuvieron en el 2016 el entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski y Keiko Fujimori no produjo nada positivo y todos sabemos lo que ocurrió después. De esa conversación solo quedaron fotos protocolares.

Pensar con realismo podría llevarnos a concluir que un acercamiento entre las dos figuras políticas más importantes en la actualidad quizá no sea posible. Una campaña electoral en el Perú suele ocasionar profundas heridas, difíciles de asimilar para algunos, y los enconos pueden, a veces, prevalecer.

No obstante, dada la relevancia de evitar que se repita un escenario como el que vivimos en el último quinquenio y que los errores de los políticos perjudiquen a los más pobres y vulnerables, es necesario que esos contactos se lleven a cabo, al menos, en otro nivel. Perú Libre y Fuerza Popular, por medio de sus dirigencias más moderadas o incluso de sus representantes en el Congreso, deberían dialogar y buscar puntos de coincidencia en torno a cómo dinamizar la vacunación.
Un acuerdo respecto a asuntos concernientes a la política económica o a la reforma constitucional será muy difícil de alcanzar dadas las diferencias en ambos sectores. Pero la salud y a vida de millones de peruanos no tiene ideología y sería lamentable que la vacunación no logre los resultados esperados a partir del 28 de julio solo porque los miembros de los partidos no consigan ponerse de acuerdo y desperdicien esfuerzo en batallas de las cuales solo obtendrán victorias pírricas. Esperemos también que todos los sectores actúen con esa misma responsabilidad.