Diario HOY

Alertan que el excesivo consumo de sal altera el funcionamiento del corazón, riñones e hígado

Alertan que el excesivo consumo de sal altera el funcionamiento del corazón, riñones e hígado

 

Especialista de EsSalud señala también que los que sufren hipertensión arterial o insuficiencia renal deben evitar alimentos con alto contenido de sodio.
El consumo moderado de sal, manteniendo una concentración adecuada, es saludable y útil para el mantenimiento de la presión sanguínea y de los fluidos extracelulares, pero el consumo excesivo altera al organismo, esto causa retención de líquidos, úlceras estomacales, varices, celulitis e incremento de peso, entre otros males; lo que obliga a que el hígado, los riñones y el corazón trabajen por encima de sus niveles normales.
El nutriólogo del CAP III Alfredo Piazza de EsSalud, David Avendaño Jorges, afirma que el exceso de sal hace que las arterias, que transportan la sangre por el organismo, pierdan elasticidad y se vuelvan más rígidas, dificultando el trabajo del corazón y los riñones. La hipertensión arterial es causa de crisis hipertensivas, que producen hasta un 5% de muertes por enfermedades cardiovasculares.
El especialista sostiene que lo recomendable para una persona que no presenta ninguna enfermedad crónica es consumir menos de cinco gramos de sal al día, incluyendo la que ya contienen los alimentos; mientras que para una persona que presenta comorbilidades, debe ingerir tres gramos al día como máximo. Sin embargo, debido a las costumbres y a la culinaria peruana, algunas personas tienen en su dieta diaria hasta 11 gramos de sal, más del doble de lo permitido.
Hipertensión
La OMS, además de la recomendación de cinco gramos al día, aconseja que los niños entre los 2 y 15 años consuman una cantidad menor a esta. Además, indica que una de cada diez personas entre 30 y 40 años padece de hipertensión, y entre el 50% y 60% de jóvenes y adultos que lo padecen desconocen su diagnóstico.
Los signos de alerta que presenta el organismo al tener un exceso de sal son sed constante o excesiva, resequedad en la boca, retención de líquidos (hinchazón en la cara o extremidades), orinar con poca frecuencia, entre otros. Estos indicativos deben servir para evitar que su consumo excesivo pueda devenir en hipertensión arterial, insuficiencia renal, cirrosis, arterioesclerosis, enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y cardiopatía coronaria en adultos.
David Avendaño recomienda no adicionar sal a la comida ya preparada que se consume en casa. “Hay productos que tienen más sodio de lo usual y que aparentemente parecen saludables, los frutos secos mixtos salados, el queso artesanal, la mantequilla, los embutidos, y ciertos productos naturales que al ser envasados se les agrega sal para propiciar su conservación, como es el caso del atún en conservas” indica.
Como alternativa al consumo diario de sal en los hogares peruanos, el nutriólogo sugiere utilizar la sal de Maras, que contiene un 30% a 50% menos concentración de sodio, y agregarla a las comidas cuando hayan terminado de cocinarse.
Es necesario adoptar hábitos de vida saludables, consumir más verduras, frutas, salir a caminar, tomar más líquidos y bebidas naturales (que no contenga azúcar) para evitar enfermedades, sobre todo durante esta pandemia en que las personas se encuentran en sus casas y la comida rápida se convierte en la primera alternativa para las familias.